Volver a Noticias

La experiencia de ver al Papa en Chile, en primera persona

Los pasados 13 y el 17 de Enero, 30 jóvenes de la comunidad orionita de Mendoza, acompañados por el Padre Cristian Ducloux, viajamos a Chile, para participar de las distintas actividades previstas en dicho país con motivo de la visita apostólica del Papa Francisco. Fuimos recibidos y acompañados cálidamente por los orionitas chilenos, quienes se encargaron de hacernos sentir como en casa, y nos hicieron conocer gran parte de la Obra Don Orione en Santiago y Quinteros. Pudimos participar como jóvenes orionitas en todos los lugares donde estuvo presente el Papa Francisco, dulce Cristo en la tierra, haciendo vivas las palabras de nuestro amado Padre fundador: “Nuestro credo es el Papa, nuestra moral es el Papa, nuestro camino, nuestro amor, nuestro corazón, la razón de nuestra vida es el Papa, para nosotros Jesucristo. Amar al Papa y amar a Jesús es lo mismo; escuchar y seguir al Papa, es escuchar y seguir a Jesucristo…” La primera experiencia que vivimos fue el día Lunes 15 por la tarde, cuando estuvimos alegres y expectantes, esperando en las calles del centro de Santiago para ver pasar al Santo Padre que acababa de llegar. Después de tenerlo cerca y recibir su saludo, caminamos durante la madrugada del Martes alrededor de 7 km para llegar hasta el Parque O’Higgins, donde compartimos junto a millones de personas, de una hermosa Vigilia y de la Santa Misa presidida por el Papa. En su Homilía, Francisco nos invitó a hacer propias y visibles las Bienaventuranzas, no aceptando la resignación, comprometiéndonos con la reconciliación y sobre todo, trabajando por la paz. Finalmente, el momento más especial que tuvimos, fue el encuentro del Papa con los Jóvenes en el Templo Votivo de Maipú, el miércoles por la tarde. En medio de un clima festivo y con un vocabulario sencillo y relajado, Francisco nos dijo a los jóvenes que nunca dejemos de soñar, de luchar por nuestras ilusiones y de ser protagonistas de la historia, teniendo como motor un fuerte amor a nuestra patria. En su mensaje, haciendo una comparación con la “conexión” y “señal” de nuestros aparatos tecnológicos, el sumo Pontífice llamó a la juventud a usar como “contraseña” de vida la frase: “¿Qué haría Cristo en mi lugar?”. Esa y solo esa es la clave para vivir como Jesús vivió. Es la batería para encender nuestro corazón, encender la Fe y mantener viva la alegría. Solo usando esta contraseña en todo momento y en todos los ámbitos de la vida, podremos llegar a ser verdadero testimonio del Evangelio.

Llenos de gozo y con una emoción inmensa, regresamos a nuestra comunidad, dándole gracias a Dios y a nuestro amado Don Orione, por permitirnos vivir una experiencia que será inolvidable para cada uno de nosotros. Sabiendo que fuimos privilegiados, queremos compartir y contagiar todo lo que vivimos, siendo protagonistas de nuestro futuro, siendo agentes de cambio en nuestras comunidades y sobre todo, atesorando, al igual que la Virgen María, todas las enseñanzas y momentos vividos en nuestro corazón.

Fuente: DonOrioneAr

¿Querés ayudar? Dejanos tus datos y te contactamos